1. Libre de hambre y sed

Todos los perros y gatos deben tener fácil acceso a agua fresca y comida. La necesitan para mantenerse fuertes y saludables. Los perros y los gatos tienen diferentes necesidades nutricionales. Por ejemplo, los gatos necesitan una mayor proporción de carne en su dieta que los perros. Y, como los gatos también son verdaderos cazadores - no dejes que su aspecto encantador te engañe - prefieren comer varias comidas pequeñas a lo largo del día. Los perros, por su lado, prefieren comer todo de una vez. Deberían tener al menos una deliciosa comida al día para devorar.

Dog enjoying meal from bowl.

2. Libre de incomodidades físicas o térmicas

Al igual que a los humanos nos gusta tener un lugar propio, seguro y cómodo, los gatos y los perros quieren lo mismo. Los perros son más felices con su propia cama. Prefieren una cama que esté en el suelo, en un rincón, o en otro espacio seguro y tranquilo. Los gatos son más temerarios. Se sienten seguros en una superficie elevada, como encaramados a un poste para arañar. Otra opción es darle a tu amigo peludo algo en lo que esconderse. Pero, para que quede claro: ¡eso no significa que les guste estar en una jaula!

3. Libre de dolor, lesiones o enfermedades

Ya sabes lo que dicen: más vale prevenir que curar. Proteger la salud de una mascota requiere una atención cercana y periódica. Para los perros, eso significa revisar su pelaje regularmente y arreglarlo si es necesario. Los gatos son... un poco más limpios. Pasan más del 90% del día arreglándose, lo cual facilita mucho las cosas. Sin embargo, vale la pena revisar de vez en cuando si están haciendo un buen trabajo. También es bueno tocar y palpar su cuerpo para comprobar que tiene un tamaño saludable bajo todo ese pelaje. Si, desafortunadamente, la mascota enferma, asegúrate de que se le diagnostica y trata el problema rápidamente.

Cat licking her paw.

4. Libre para expresar las pautas propias de comportamiento

Esta libertad puede cumplirse proporcionando a la mascota suficiente espacio, instalaciones adecuadas y compañía de su propia clase. Para los gatos, tener un lugar donde rascarse es súper importante. Así que, si te gusta tener buenos muebles y que estén cuidados, tienes que tener un poste para rascar. Si tienes perros, es mejor mantenerlos juntos para que se hagan compañía. Pero ten en cuenta que también necesitarán espacio para ellos mismos. Los perros también necesitarán algún tipo de adiestramiento desde una edad temprana. Los gatos, por su parte, son perfectos por naturaleza 😸

5. Libre de miedos y angustias

Todos queremos ver a nuestros animales viviendo su mejor vida. Esto significa evitar cualquier cosa que pueda llevarlos al sufrimiento mental. Asegúrate de que tu perro nunca se quede solo el tiempo suficiente como para angustiarse. Si crees que tu perro se aburre fácilmente, incluso si lo dejas solo durante solo un rato, tal vez sea una buena idea darle algunos juguetes desafiantes o premios masticables para mantenerlo ocupado. En el caso de los gatos, es importante respetar sus gustos y aversiones. Si tu gato no es sociable, no le obligues a dar muchos abrazos. Como regla general, los gatos necesitan un acercamiento mucho más ligero que sus primos caninos.

Más información sobre la Fundación Edgard & Cooper y su misión
Léelo ahora →