Por supuesto, con algunos de estos perros, este aparente rechazo por la comida solo pasa con la comida que tienen en sus platos, mientras que sí están dispuestos a darle un buen bocado a lo que tú estás comiendo...
 
 ¿Qué haces cuando tu perro es quisquilloso con la comida? Aquí te dejamos algunos consejos y trucos que te pueden ayudar.

Consejo 1: Descarta que tu perro esté enfermo

En primer lugar, intenta averiguar si la falta de apetito de tu perro se debe a alguna enfermedad o malestar estomacal. A veces, los perros no quieren comer porque tienen molestias en la barriga. También pueden tener náuseas por alguna razón o no reaccionar bien a ciertos alimentos. Los problemas dentales o el dolor de las articulaciones también pueden provocar la pérdida de apetito. Si sospechas que tu perro tiene molestas, visita a tu veterinario lo antes posible para descartar problemas de salud graves.

Consejo 2: Elige comida rica en sabor

excited dog with chicken bag

El siguiente paso es ver qué le das de comer a tu perro. Es posible que no coma bien porque, simplemente, no le gusta la comida que les das. Los perros más quisquillosos a veces prefieren el pienso o la comida húmeda hecha con carne fresca y olores más potentes.

Nos hemos dado cuenta de que la comida húmeda suele gustar más a los perros quisquillosos que la comida seca. Prueba mezclando un poco de comida húmeda con el pienso si ves que a tu perro le cuesta comer la comida seca.

Consejo 3: No le des nunca comida de la mesa a tu perro

Si le das comida de la mesa a tu perro, lo que consigues es fomentar ese carácter caprichoso y quisquilloso, y también estás minando tu posición de liderazgo como dueño que eres. Sé estricto y asegúrate de que tu perro entiende que comer cosas de la mesa no es una opción.
 
Además, si tu perro se llena con comida de la mesa, es probable que luego tenga menos apetito y no quiera su propia comida. 

Enséñale a tu amigo de cuatro patas que le darás su comida a una hora y en un lugar concretos.

Un buen momento para hacerlo es justo antes de tu comida. De este modo, el perro ya se sentirá saciado antes de que le apetezca un trozo de tu filete.

Consejo 4: No te pases con los snacks

Sabemos que nuestros premios y golosinas son deliciosos y es difícil resistirse a ellos. Pero comer demasiados premios no es bueno para su salud y también reducirá el apetito de tu perro. Lo mejor es que planifiques con antelación cuántos premios le vas a dar a tu perro cada día o cada semana y no te pases de esa cantidad.

Consejo 5: Darle siempre la misma comida es bueno para tu perro

Es importante recordar que tu perro no se va a cansar de comer la misma comida todos los días. Al contrario, ¡a los perros les encanta la rutina! De hecho, en algunos casos, una dieta constante les puede ayudar a mantener su sistema digestivo sano.
 
¿Quieres cambiarte a Edgard & Cooper? Puedes hacerlo así:

Edgard & Cooper changing food guide

Consejo 6: El ejercicio abre el apetito

 El ejercicio físico estimula el apetito. Sal a dar un paseo, date una vuelta por el jardín o baila. ¡Y si lo haces justo antes de cenar, mejor!

Consejo 7: Prepara un entorno tranquilo

Asegúrate de que el ambiente que rodea a tu perro durante su comida es tranquilo, para evitar estímulos y distracciones. El estrés también puede jugar en contra del apetito de tu mascota.

Consejo 8: Tienta a tu amigo de cuatro patas con una comida aún más deliciosa

Los perros tienen un 20% menos de papilas gustativas que los humanos, por lo que es bueno apelar a su sentido del olfato, el cual es muy agudo. ¿Le das a tu perro comida seca? Añádele un poco de agua para realzar los aromas. La comida húmeda potencia los olores, y resulta mucho más atractiva para los perros quisquillosos.
 
¿Te toca lidiar con un perro quisquilloso? La comida de mejor calidad puede marcar la diferencia. En Edgard & Cooper, preparamos una comida completa con todos los nutrientes esenciales que tu perro necesita. Echa un vistazo a nuestra sabrosa gama de comida para perros.

¿Tienes curiosidad por saber qué hace que nuestras recetas sean tan sabrosas?
Haz clic aquí →