Paso 1: Crear territorios separados

A los gatos les gusta ser los jefes de su propio territorio. Por eso te recomendamos que mantengas a tu gatito en un lugar separado la primera vez que lo traigas a casa. Dale su propio lugar seguro donde pueda comer, beber, relajarse, dormir e ir al baño. De este modo, no habrá competencia inmediata entre los gatos y el nuevo gatito tendrá tiempo para adaptarse a su nuevo entorno. Por lo tanto, lo mejor es que no se vean durante los primeros días.

Paso 2: Familiarizarse con los olores y los sonidos

El olor es muy importante para los gatos: es su principal forma de comunicación. Por eso, antes de juntarlos, es conveniente ayudar a cada gato a acostumbrarse al olor del otro. Puedes hacerlo frotando suavemente la misma toalla contra las mejillas de ambos. O, si es posible, haciendo que intercambien sus territorios durante un breve periodo de tiempo. Pero asegúrate de que sigan sin verse.

Una vez que cada gato se haya acostumbrado al olor del otro, puedes acercarlos teniendo sólo sus territorios separados por una puerta. De este modo, podrán olerse y oírse mutuamente. Puedes hacerlo dándoles la comida a ambos lados de esa puerta cerrada. La asociación positiva que tienen con la comida sólo ayudará a reforzar una asociación positiva entre ellos. Cuando sientas que ambos gatos se sienten cómodos en presencia del otro, es el momento de pasar al siguiente paso.

Prueba nuestra sana y deliciosa comida para gatitos
Pruébalo ahora →

Paso 3: Verse el uno al otro

Lo ideal es que este paso se realice antes de dejar que los gatos entren en la misma habitación. En este paso, se pretende que los gatos se vean entre sí, pero lo ideal es que sigan separados por una pantalla transparente o una puerta. El mismo consejo que en el segundo paso: dales de comer con uno a cada lado de la pantalla o la puerta. Así se acostumbrarán aún más el uno al otro y seguirán creando esa asociación positiva entre la comida y su nuevo amigo.

Cats eating Edgard & Cooper wet food.

Paso 4: Primer encuentro cara a cara

El primer encuentro cara a cara - también conocido como el momento de la verdad. Elige una habitación de tu casa con espacios para que tu gato se suba. Lo ideal es que una persona se ocupe del gatito pequeño y otra del otro gato. Lo mejor es mantener a ambos gatos ocupados durante el primer encuentro. Déles algo con lo que se entretengan, ya sea algún juego o algo de comida. Y, luego, recompénsalos por su buen comportamiento.

¿Qué hacer cuando surge una situación agresiva? Interferir. Separa a los gatos y vuelve a intentarlo al día siguiente. Repite esto hasta que se sientan cómodos en presencia del otro sin que se chisten.

Paso 5: Darle tiempo

El paso más importante: ¡darle tiempo! Algunos gatos tardan hasta un año en llevarse bien. Y a veces, simplemente no lo consiguen. Pero no te preocupes, la mayoría de los gatos acaban haciéndose amigos, sobre todo si sigues estos pasos despacio y con cuidado.

Lee también: Cómo criar a un gatito feliz
Échale un vistazo →