¿Cuál es el motivo?

 Las causas de la sensibilidad estomacal no suelen ser graves, pero pueden acabar provocando molestias crónicas y mucho estrés para tu compañero peludo. La razón más habitual suele ser, simplemente, que tu perro no digiere bien algún tipo de alimento.Sad dog.

¿Cuáles son los síntomas?

 Si tu perro tiene problemas para digerir algunas comidas, hay tres síntomas que puedes identificar fácilmente:

1. Flatulencias

 Antes de que acuses a tu perrete de tener demasiados gases, deberías saber que unas flatulencias persistentes pueden ser síntoma de mala digestión.

2. Vómitos

 Los vómitos ocasionales no son una señal de la que preocuparse, pero si esto se convierte en algo recurrente, tal vez signifique que el perro no se encuentra muy a gusto con algunas digestiones o algunas comidas.

3. Diarrea

 De un modo similar, una diarrea aislada no tiene que resultar algo de lo que preocuparse, pero es una cosa que no debería de durar más de un par de días. En caso contrario, tal vez signifique algo más.

 Si crees que tu perro es más sensible a un tipo de comida en concreto y que esto le puede ocasionar problemas, lo mejor es que visites a tu veterinario, para asegurarte de que no hay nada más grave detrás de estas señales.

 A veces no es fácil encontrar la causa exacta de un estómago delicado, pero una vez que sepas qué comidas digieren mejor y elimines de su dieta las que digieren peor, seguro que se muestran mucho más felices.Dog eating Edgard & Cooper.

¿Cuál es la solución?

 Si ya sabes qué es lo que le sienta mal a tu perro, puedes utilizar nuestro Food Finder para encontrar una receta que no incluya ese ingrediente. Con solo responder a unas preguntas, ¡podemos dar con la comida perfecta para tu perro!

Descubre nuestro Food Finder
Úsala ahora →

 Sin embargo, si no estás seguro de qué es lo que está causando esas molestias, ¡no te preocupes! Hay suficientes recetas que resultan perfectas para que los perros que tienen estómagos más delicados puedan comer tranquilos. Sólo es cuestión de encontrar la más adecuada para tu mascota. A continuación, te presentamos algunas cosas que debes tener en cuenta a la hora de elegir el alimento perfecto para tu perro: 

1. Ingredientes fáciles de digerir

Elige una dieta con ingredientes suaves que sean fáciles de digerir. La calidad y la procedencia son importantes y siempre deben ser consideradas al elegir la dieta de tu perro. Algunos de los ingredientes más comunes, incluyendo la carne de vacuno y los productos lácteos, suelen estar entre los principales sospechosos de causar irritación o sensibilidad.


2. Cocinado lentamente a temperaturas moderadas

Cuando las croquetas se cocinan lentamente y a temperaturas moderadas, se facilita la digestión. Además, este tipo de preparación le da a la comida un mayor valor nutritivo.


3. Sin cereales

Los alimentos sin cereales son la mejor opción para los estómagos más delicados. En muchas situaciones, los cereales pueden desencadenar problemas relacionados con digestión. 


4. Nuevas proteínas y carbohidratos

Los perros con estómagos sensibles se sentirán mucho mejor si comen alimentos con nuevas proteínas y nuevos carbohidratos. Novedoso, en este caso, quiere decir que hay proteínas animales y carbohidratos con los que tu perro aún no está muy familiarizado. Por ejemplo, la carne de venado puede ser una proteína nueva, mientras que la batata es un carbohidrato nuevo, en el sentido de que no son los más habituales en sus dietas.


5. Ácidos grasos Omega 3 

Elegir una dieta con una alta cantidad de ácidos grasos omega 3 es de las mejores ideas que puedes tener. Estos alimentos ayudan a disminuir la inflamación y mejoran el tránsito intestinal. Pero ojo, ¡esto no significa elegir una dieta con mucha grasa! La grasa es generalmente más difícil de digerir que las proteínas o los carbohidratos. 


6. Pre y probióticos

Para los perros con sensibilidad estomacal o intestinal, también es buena idea elegir una dieta con prebióticos o probióticos añadidos. MOS y FOS (manano-oligosacáridos y fructooligosacáridos) son ejemplos de prebióticos, que son fibras solubles y fermentables. Estas fibras son utilizadas por las bacterias que habitan en los intestinos de tu mascota y fermentan en ácidos grasos de cadena corta. Éstos tienen un efecto positivo en los intestinos porque ayudan a mejorar la circulación sanguínea, lo que a su vez estimula la absorción de agua y electrolitos.

Dog eating Edgard & Cooper kibbles.Otro buen consejo puede ser alimentar a tu amigo con varias comidas pequeñas al día en lugar de las cantidades normales en una frecuencia más aislada, de una o dos veces al día. De esta manera, te aseguras de que tu mascota pueda digerir la comida lentamente, en vez de todo a la vez... 

Por lo tanto, si crees que la dieta actual de tu perro puede ser la causa de sus problemas de estómago, plantéate la posibilidad de cambiar a algo que cumpla con la mayoría de los criterios mencionados anteriormente. Cuando hagas el cambio, recuerda introducir ese nuevo alimento lentamente. Durante tres o cuatro días, aumenta gradualmente la cantidad del nuevo alimento en el bol y, a la vez, disminuye la cantidad del alimento actual. ¡Es muy fácil!