stray dog in the streets

Chile y Bolivia son conocidos por sus grandes poblaciones de perros y gatos callejeros. En ambos países, es muy normal que incluso los perros y gatos "con dueño", que son cuidados por las familias,vaguen libremente durante el día. Aunque es positivo que no estén encerrados en casa, esto supone un problema debido al gran número de perros y gatos que se encuentran en las calles.

Allí donde hay muchos perros y gatos sueltos, hay competencia por la comida y el territorio. Muchos perros y gatos resultan heridos o reciben mordiscos y, como no están vacunados, muchos contraen enfermedades. Tampoco están castrados, por lo que las tasas de reproducción son incontroladas y muchos cachorros y gatitos son abandonados en las calles.

puppy sniffing another dog

Los habitantes de Bolivia y Chile a menudo carecen de recursos para mejorar la situación: según Unicef, el 60% de los bolivianos y el 80% de los chilenos viven por debajo del umbral de la pobreza.

Con la ayuda de la donación de la Fundación Edgard & Cooper, HSI espera romper el ciclo, asegurándose de que los perros y gatos tengan acceso a vacunas y esterilizaciones asequibles y de alta calidad.

Control de la población

La combinación de muchos perros vagabundos y de las enfermedades conlleva una urgente necesidad de medidas para controlar la población. Sin la ayuda de un programa como el de HSI, los programas de captura y sacrificio dirigidos por los gobiernos serían la única salida o, peor aún, los individuos tomarían el asunto en sus propias manos.

Tras 5 años, la donación de 188.864 euros ayudará a garantizar que en los veterinarios se puedan proporcionar al menos 40.000 tratamientos asequibles y de alta calidad al año.

Vet from Human Society International

El número y el tamaño de la población sólo pueden reducirse introduciendo una nueva población de perros y gatos sanos, esterilizados y vacunados. Mientras que en Europa las vacunaciones, las castraciones, las esterilizaciones y la atención médica general proporcionada por veterinarios formados se da por sentada, en Bolivia y Chile ocurre lo contrario. Por el momento, la atención veterinaria no es accesible ni asequible, por lo que muchas personas en Bolivia y Chile tienen que correr el riesgo y dejarla en manos de la naturaleza. Nuestra donación ayudará inmediatamente, cubriendo el coste de, al menos, 17.000 tratamientos, para ayudar a reducir las camadas no deseadas y a ralentizar el crecimiento de la población de perros y gatos.

Atención veterinaria de alta calidad

La Fundación Edgard & Cooper cree que todos los gatos y perros tienen el derecho a vivir sin dolores, lesiones ni enfermedades, y aunque los bolivianos y chilenos quieren lo mejor para su gato o perro, simplemente no pueden dárselo. Los veterinarios locales no suelen tener los conocimientos quirúrgicos necesarios para evitar complicaciones, infligir dolor o incluso la muerte. El 46% de los bolivianos encuestados por HSI conocen a un perro o gato que ha muerto durante un procedimiento rutinario (si es que han podido conseguir un procedimiento), lo cual es una cantidad enorme. Hay una necesidad urgente de ayudar a crear comunidades más seguras, más sanas y más humanas, y de mejorar el bienestar de los animales de la comunidad que viven en ellas.

El 46% de los bolivianos encuestados por HSI conoce a un perro o gato que ha muerto durante un procedimiento rutinario

local people on the street

La donación de la fundación ayudará a entrenar a más de 100 veterinarios locales en tratamientos seguros y eficaces, para que los perros o gatos no tengan que sufrir innecesariamente y sean castrados de forma segura desde el principio; incluso en las zonas más rurales de Bolivia y Chile. El programa de entrenamiento de HSI para veterinarios locales creará capacidad; aumentará la concienciación del público sobre temas de bienestar animal; y creará compromiso, interés y aceptación por parte de la comunidad.

Un futuro brillante

HSI ha puesto en marcha un increíble proyecto comunitario que ofrece una solución sostenible a largo plazo para la situación actual, del que la Fundación Edgard & Cooper y la comunidad de Edgard & Cooper están increíblemente orgullosos. HSI trabaja con las comunidades locales para capacitarlas para seguir el ejemplo, de modo que el increíble trabajo pueda continuar incluso después de que se haya utilizado la donación. 

Estamos muy agradecidos de poder provocar un cambio duradero, donando a un proyecto que afronta las causas desde sus raíces. Esa es la única manera de garantizar un futuro en el que ningún gato o perro sufra y de lograr nuestra misión de crear un mundo en el que todos los perros y gatos puedan sentirse bien." - Bárbara. "