En Edgard & Cooper llevamos mucho tiempo cuidando de la madre naturaleza y tenemos la misión de convertirnos en la marca de mascotas más sostenible del mundo.

Lee aquí todo sobre nuestro Zero Paw Print Plan
Más información →

Después de todo, ¿por qué no deberían los amantes de las mascotas tener una opción que sea respetuosa con la naturaleza? Y si hay algo que hemos aprendido durante este viaje, es que siempre seguimos aprendiendo. La sostenibilidad no se consigue de la noche a la mañana: es un proceso constante de crecimiento, evolución y mejora.

Nuestra historia de sostenibilidad hasta ahora...

Siempre hemos sabido que nuestros envases son una parte importante del proceso con el que cumplimos nuestros objetivos de ser muy respetuosos con el planeta. Cuando empezamos, buscamos por todas partes una opción que fuera sostenible y que se distinguiera del resto de los alimentos para mascotas. 

Finalmente, nos decidimos por una opción hecha de papel y patatas. Sí, ¡patatas! Sabíamos que las patatas eran versátiles, pero nunca se nos habría ocurrido fabricar plástico con ellas. Resulta que algunas personas muy inteligentes han descubierto cómo hacer "bioplástico" a partir de la humilde patata. 

Así que fabricamos nuestras bolsas con una combinación de materiales renovables, que luego son 100% compostables industrialmente. Siempre hemos animado a la gente a compostar cuando puedan, para garantizar que las bolsas no acaben en el vertedero. Todo esto suena muy bien, ¿verdad?

Image of cat sniffing Edgard & Cooper kibble bags

Entonces, ¿qué ha cambiado?

Bueno, como hemos dicho, la sostenibilidad es un viaje. Con un poco de conocimiento por parte de los expertos, nos hemos dado cuenta de que las instalaciones para compostar industrialmente nuestras bolsas no están, por desgracia, al alcance de los consumidores. De hecho, menos del 3% de los hogares de Francia, Alemania y el Reino Unido tienen acceso a un compostador doméstico o industrial. Eso significa que, a pesar de nuestras mejores intenciones, nuestras bolsas suelen acabar en el vertedero con el resto de los residuos generales. 

Pero no todo está perdido. De hecho, tenemos una gran noticia: ahora podemos confirmar que estas bolsas pueden depositarse en el contenedor de reciclaje de papel. Además, en caso de que te lo hayas perdido, durante los últimos meses hemos estado trabajando con expertos en envasado para lanzar nuestro nuevo envase totalmente de papel. Esto significa que TODAS nuestras bolsas se pueden reciclar en el contenedor de papel.

Image of dog biting in Edgard & Cooper kibble bag

Lee sobre nuestro nuevo envase hecho totalmente de papel aquí
Más información →

Ahora es muy fácil deshacerse de nuestras bolsas de forma responsable.

A veces, la forma más sencilla es la mejor. Y resulta que la mejor opción es depositar nuestras bolsas en el contenedor de reciclaje de papel. En los centros de reciclaje, las fibras de papel pueden reciclarse cuando las instalaciones lo permiten. Esto es válido para cada una de nuestras bolsas, ya sean las de croquetas para perros o para gatos, nuestras golosinas o nuestros sticks dentales para perros. Si pone Edgard & Cooper, puede ir a tu reciclaje de papel*, lo que significa que es superfácil para ti y genial para el planeta. Todos ganamos.

Illustration of Edgard & Cooper packaging and paper waste bin

*Por supuesto, nuestros envases de comida húmeda se reciclan junto con otras latas y metales reciclables, pero eso ya lo sabías, ¿verdad?

Si te ha llamado la atención nuestra gama de envases sostenibles, puedes comprarlos aquí. No te olvides de tirar la bolsa al contenedor de reciclaje cuando tu amigo peludo haya engullido todas las golosinas.