Paso 1: elegir el stick adecuado para tu perro 

El cuidado dental comienza con encontrar un stick que le guste a tu perro. Por ejemplo, los perros más pequeños necesitan menos para masticar. Recomendamos un stick pequeño para perros de 0-10 kg, uno mediano para perros de entre 10 y 25 kg y uno grande para perros de más de 25 kg. Sin embargo, el tamaño del stick dental también dependerá de los hábitos de masticación de tu perro. Si crees que tu amigo no mastica lo suficiente con el stick que le das, prueba con uno más grande.

No recomendamos usar Doggy Dental a cachorros que todavía tienen sus dientes de leche o a perros mayores que han perdido todos o gran parte de sus dientes.

Nuestro Doggy Dental está disponible en dos deliciosos sabores: Crujiente de manzana con aceite de eucalipto y Aceite de menta fresca y fresa. Ambas recetas son con ingredientes vegetales sin cereales y bajas en calorías. También tienen exactamente el mismo efecto, así que sólo es cuestión de lo que su perro prefiera. O qué olor quieres tener en la casa 😉. Por supuesto, también puedes darle ambas cosas a tu perro.

Edgard & Cooper full Doggy Dental range packshots.

Paso 2: crea una rutina diaria 

Comienza el día con una rutina matutina: mientras tú te lavas los dientes, tu perro podría estar limpiando los suyos. Al igual que nosotros, los perros necesitan un cuidado dental diario para una efectividad total. Un stick al día ayuda a limpiar las bacterias antes de que la placa se convierta en sarro. Además, una rutina diaria así es el mejor modo de crear un vínculo con tu perro.

Idealmente, los sticks dentales se dan después de alguna comida. Nosotros recomendamos hacerlo después del desayuno. Si tu perro no tiene mucho apetito al acabar su comida, dale un poco de tiempo entre el desayuno y esta rutina matutina. (Aunque, para ser honestos, estamos seguros de que no será necesario si el perro huele nuestro Doggy Dental). Nuestros sticks son muy bajos en calorías, así que no te debes preocupar por el aumento de peso, incluso si tu perro se come uno todos los días. Y para que lo tengas en cuenta: el stick dental no es como una golosina que se da varias veces al día - con una sola vez es suficiente.

Dog chewing on Edgard & Cooper Doggy Dental stick.

Paso 3: comprueba que a tu perro le funciona

Seguramente, querrás saber si el stick está sirviéndole a tu perro. El secreto de un stick efectivo es el tiempo de masticación. Masticar genera saliva, lo que elimina las bacterias de la boca del perro. Si tu perro mastica el stick durante un tiempo relativamente largo, es señal de que está funcionando. Si, al contrario, se come el stick en 10 segundos, te recomendamos probar con uno más grande. Los secamos al aire para aumentar el tiempo de masticación, así que esto no debería ser un problema.

Otra cosa que debes saber es que un stick dental es una medida preventiva. Esto quiere decir que no podrá solucionar los problemas dentales ya existentes y que tal vez no puedas ver su eficacia a simple vista. Pero le puedes pedir a tu veterinario que eche un vistazo para comprobar que la dentadura de tu perro está sana.

Aprende más sobre la importancia de los cuidados dentales
Léelo ya →

Un último aspecto a tener en cuenta es cómo conservar los Doggy Dental. Esto es importante, ya que, si no se hace correctamente, puede que algunos de sus superpoderes pierdan eficacia. Cierra bien el envase siempre y guárdalo en un lugar fresco y seco, como un armario en la cocina o en tu despensa. Como nuestras otras comidas secas, puedes guardarlos hasta 18 meses sin abrirlas.

Paso 4: Dientes limpios = perro feliz

No podemos dejar de destacarlo: tener una rutina dental diaria es clave para tener un perro feliz. Comer y jugar es mucho más divertido cuando los dientes están fuertes y sanos. Y estamos seguros de que también apreciarás el olor fresco del aliento de tu perro. ¡Un stick que te hará sonreír!