Paso 1: Crea seguridad

En el caso de cachorros y perros adoptados, es importante que nunca los dejes solos durante sus primeros días en un entorno nuevo. Después de todo, los perros establecen vínculos con las personas que les rodean en tan solo algunas horas. La sensación de seguridad depende por completo de la presencia otros miembros de su entorno social.

Esto es así incluso de noche. Seguro que tu nuevo amigo preferirá formir acompañado. No hace falta que compartas cama con tu perro, pero dormir en la misma habitación puede ayudar a crear esa sensaciónd de seguridad.

Edgard sleeping.

Paso 2: Ausencia física

Tu perro necesitará tiempo para acostumbrarse a la idea de que no puede tenerte al lado constantemente. Al principio, puedes comenzar por salir de vuestro espacio compartido ocasionalemente, pero permaneciendo visible. Por ejemplo, si tu perro está descansando en la sala de estar, tú puedes irte a la cocina. Impide que tu perro te siga, colocando un obstáculo entre vosotros, como una valla.

Cuando empieces a poner esto en práctica, es importante que tu lenguaje corporal transmita tranquilidad. De esta manera, tu perro sabrá que no haya nada de lo que preocuparse. Al cabo de un rato, vuelve a la estancia pero sal de nuevo sin prestarle ninguna atención a tu perro. Estas acciones sirven para que tu perro entienda que tus ausencias no tienen nada de raro.

Descubre nuestra gama de deliciosos productos para perros
Descúbrelo →

Paso 3: Ausencia visual

Cuando tu perro se haya acostumbrado a que tú estés en una habitación diferente, puedes pasar al siguiente paso. Para este ejercicio tendréis que estar en algún lugar donde tu perro no poueda verte. Por ejemplo, puedes cerrar la puerta entre dos habitaciones o incluso salir de casa. Te recomendamos que practiques este ejercicio lenta y gradualmente, saliendo durante ratos cortos, regresando y volviendo a salir.

Merece la pena tener en cuenta cuál es el mejor momento para dejar solo a tu perro. Por ejemplo, puedes ponerlo en práctica después de un paseo largo o de una sesión de juego. También debes prestar mucha atención al comportamiento de tu perro e interrumpir el adiestramiento si se muestra estresado. Esto se puede manifestar de diferentes maneras. Si tu perro destruye cosas, jadea o babea excesivamente, puede ser indicativo de que no está preparado para que le dejes solo.

Dog waiting for his owner.

Consejo extra: crea un ritual de salida para que tu perro entienda claramente que estás a punto de irte. Esencialmente se trata de que le comuniques: "voy  a salir, ¡hasta luego!" Evita despedirte con mucho amor o prestándole mucha atención. Se trata de que el momento de tu partida sea todo lo normal que sea posible. De esta manera reducirás el estrés asociado a tus entradas y salidas.

Si sigues estos pasos adaptándote al ritmo de tu perro, tendrás una mascota a la que no le importará quedarse sola en casa. ¿Tienes alguna duda? Puedes hacernos cualquier pregunta en la sección para comentarios.