La respuesta corta

Lo cierto es que a la mayoría de perros les sienta bien tanto el alimento seco, como el húmedo o una combinación, siempre que escojas comida que cumpla con sus requisitos nutricionales (al igual que nosotros). Esto quiere decir que tu decisión dependerá de tus preferencias —y de las de tu mascota—.

¿Por qué elegir alimento húmedo?

  • El alimento húmedo puede ser más cómodo para los animales de edad avanzada, especialmente si les faltan algunos dientes.
  • Si te cuesta conseguir que tu perro beba más agua, el alimento húmedo es una muy buena opción porque contiene muchísima más humedad.
  • Es más fácil sobre alimentar a tu perro con alimento húmedo, así que, si está a dieta te aconsejamos que combines el alimento húmedo con el seco.

¿Por qué elegir alimento seco?

  • La fricción que ocurre al masticar el alimento seco ayudará a manter sanos los dientes de tu perro porque prevendrá la acumulación de sarro.
  • El alimento seco es más fácil de conservar. Al contrario que el alimento húmedo, una vez abierto no requiere refrigeración. Además, el alimento seco puede quedarse al aire durante más tiempo y eso significa que tu perro podrá elegir cuándo comer.
  • Los perros pueden ensuciar un poco más cuando comen comida húmeda que cuando comen pienso, y éste es más fácil de limpiar después.

Cómo combinar alimentos húmedos y secos

labradoodle looking excited to food bowl with kibble & wet food mixed

Si quieres utilizar una mezcla de alimento húmedo y seco, el único problema es acertar con la proporción de cada uno para que tu perro se mantenga feliz y sano. Por ejemplo, ¿es correcto darle un 70% de alimento seco y un 30% de alimento húmedo? ¿O es mejor darle alimento húmedo por la mañana y seco por la noche?

Para asegurarte de que tu perro come la cantidad adecuada de alimento, lo primero que tienes que hacer es calcular la cantidad diaria recomendada de alimento seco que debe comer. Esta cantidad (en gramos) depende del tamaño, la edad y el peso del perro. Hay una práctica tabla de medidas en el lateral de cada bolsa de croquetas. 
 
Puedes elegir tu propia proporción de alimento seco y húmedo, pero generalmente recomendamos dos tercios de pienso y un tercio de alimento húmedo. 

La comida húmeda y la seca tienen un número diferente de calorías por gramo, así que no puedes simplemente intercambiarlas. La regla es: toma el peso de la comida seca que no le das a tu perro y multiplícalo por 2,5 para obtener el peso correcto de la comida húmeda.

Aquí te dejamos un ejemplo:

Imagina que tu perro tiene que comer 300 gramos de comida secta al día. Si quieres darle dos tercios de comida seca y un tercio de comida húmeda, aquí te dejamos la fórmula que tienes que aplicar:
 
 Dale a tu perro 200 gramos de pienso (2/3). Esto significa que hay 100 gramos de comida seca que no le das.
 Multiplica 100 por 2,5 = 250 gramos de comida húmeda.
 
 ¿Quieres comprobar tus cálculos? Contacta con nosotros a través del botón de chat de nuestra web. Tenemos una calculadora de comida húmeda y seca, con la que podremos establecer de un modo correcto las cantidades recomendadas con base en las necesidades nutricionales de tu perro y las calorías que debe consumir.

Lee también: ¿Cuántas veces tengo que dar de comer a mi perro al día?
Haz clic aquí →