Da un paseo seguro

Una de las cosas más importantes durante el invierno es mantener la visibilidad por la noche. Si quieres asegurarte de que los conductores te vean paseando con tu perro, podéis usar ambos un chaleco reflectante. También puedes probar con collares LED y luces de seguridad, que resultan muy eficaces y visibles.

Si vas a pasear a tu perro en lugares con hielo o nieve, te recomendamos que lo hagas siempre con la correa. Así, evitarás situaciones comprometidas, como que tu amigo salga corriendo hacia un estanque congelado u otra fuente de agua. También tienes que saber que los perros se pierden con más facilidad en la nieve, ya que todo les parece igual y no se orientan bien. Cuanto más cerca de ti los tengas, más a salvo estarán.

Desafiando al frío

Dog walking in the snow. No todos los perros tienen un pelaje grueso. Los perros que tienen poco pelo necesitan un abrigo extra. Solo tienes que echar un vistazo en internet y podrás encontrar mucha ropa de invierno para perros, de todas las tallas y colores.

Los cachorros y los perros de mayor edad son los que más agradecerán esta capa extra de abrigo, ya que son más sensibles a las temperaturas extremas y tienen dificultades para regular su temperatura corporal.

Dale un premio invernal a tu perro con este rico snack
Descúbrelo →

Consejos para cuidar las patas

Es importante vigilar que las patas de los perros estén bien antes y después de salir de casa a pasear. En concreto, si el perro tiene pelo largo entre los dedos de los pies, hay que ayudar a mantenerlo limpio. El hielo, la nieve y la sal que se echa pueden incrustarse y resultar muy incómodo para los perros. Si esto se convierte en un problema recurrente, tal vez sea mejor recortar los pelos para que queden a la altura de las almohadillas o, por qué no, comprarle unas botas invernales para perros.

En el caso de que tu perro no tenga pelos largos en las patas, también es recomendable que le enjuagues un poco esas partes con agua templada o caliente al volver del paseo invernal. El frío puede provocar incluso pequeñas grietas al resecar las almohadillas, por lo que tampoco es mala idea si le pones un poco de crema hidratante para mascotas.

¿Qué hacemos cuando hay nieve?

Dog playing in the snow. La nieve es muy bonita, pero hay que tener varias cosas en cuenta. Lo primero de todo, que no pasa nada si tu perro come un poco de nieve, aunque hay que controlar que no sea mucha. En caso de que coma demasiada nieve, le puede provocar diarrea o incluso bajarle la temperatura corporal.

Sin embargo, lo que más nos preocupa sobre la nieve y el hielo son los productos anticongelantes y la sal que se suele echar en el suelo. La sal no es cómoda para las patas, pero si se ingiere puede causar vómitos, diarreas o llegar a producir problemas de circulación. El anticongelante es todavía más preocupante. Si un perro pequeño consume una cantidad equivalente a una cucharadita de anticongelante puede llegar a sufrir insuficiencia renal o problemas hepáticos, por lo que es mejor que tengas cuidado con eso.

Esperamos que esta guía práctica de seguridad invernal te pueda ayudar un poco y que puedas salir a pasear con tu perro con toda la confianza y tranquilidad. ¡El invierno es una época preciosa para hacerlo!